NOTICIAS

Misión casi imposible

El UBU Tizona recibe este sábado (18.00 horas) al Igualatorio Cantabria Estela, el único equipo de toda la categoría que no ha perdido un solo partido • Las bajas de los bases Santana, Salinas y Manchón, además de la Santidrián
Ismael del Álamo
Vie, 03 Febrero 2017

Llega el partido que nadie quiere jugar. El UBU Tizona recibe este sábado, a las 18.00 horas, en el Pabellón Universitario a todo un Igualatorio Cantabria Estela, que no ha perdido ningún partido en las 14 jornadas de liga EBA. De hecho, son el único equipo de toda la categoría que permanece invicto.

Solo con estos antecedentes ya cabría pensar que el conjunto burgalés lo tiene muy difícil, a pesar de jugar en casa. Sin embargo, más allá de tener que hacer frente al todopoderoso combinado cántabro, el UBU Tizona deberá de hacerlo con cuatro bajas y, además, tres de ellas en la posición de base, dejando a José Luis Cubillo, técnico de los burgaleses, sin directores de juego.

A las bajas por lesión de Gonzalo Santana y Javier Salinas se une esta jornada la de Daniel Manchón, después de que la última jornada se tuviese que retirar en el minuto 14 por un tirón. Y por si fuese poco reto jugar contra los mejores sin base, uno de los jugadores que ya tuvieron que cubrir esa mermada posición en la segunda parte del último partido, Miguel Ángel Santidrián, también está previsto que no pueda jugar por una lesión.

Así las cosas, Cubillo no se resigna a dar el partido por perdido, pero es consciente de que deben de realizar un partido prácticamente perfecto si quieren ganar. El objetivo es no conceder grandes rachas de anotación y mantenerse en partido el mayor tiempo posible, de forma que, por qué no, intentar dar la sorpresa.

Será difícil ante un equipo que tiene el nivel de un LEB Plata, con una línea exterior muy poderosa, formada por Sánchez, Stockton y Sánchez. Sin embargo, Cubillo creo que los azulones pueden competir de tú a tú en el apartado interior, a pesar de contar con ex LEB Oro como Thomas Hampl.

Aún con todo, se espera que el carácter del equipo burgalés permita ver un partido muy reñido que mantenga al espectador pegado al asiento del Pabellón Universitario.