NOTICIAS

Esfuerzo y superación. La historia de Álvaro Martín

Una grave lesión le dejó fuera de la final a 4 de su equipo: fractura con desplazamiento del cuello del fémur izquierdo. Hoy, a punto de volver a jugar, Álvaro nos cuenta su historia
Laura Sancho
Mar, 09 Enero 2018

Miércoles, 5 Abril 2017

A falta de dos semanas para la final four del equipo Infantil A donde Álvaro jugaba el año pasado, iba a tener lugar un entrenamiento compartido con el Cadete B con el objetivo de preparar esa ansiada final. Laura y Raúl lo tenían todo preparado para ese entrenamiento y para la dinámica posterior del mismo, iba a ser un entrenamiento diferente, pero Álvaro nunca llegó a Concepcionistas. Algún jugador sabía algo de lo que había pasado pero la información era confusa. Su padre llamó a los entrenadores y solo indicó que se encontraban en urgencias y que les mantendrían informados. Los peores presagios se confirmaron. Álvaro sufrió una fractura con desplazamiento del cuello del femur izquierdo que le dejaría fuera de la fase final y del baloncesto por un tiempo indeterminado.

7 meses después de aquel día, nos encontramos con Álvaro en Concepcionistas haciendo el entrenamiento físico preparado por Carlos Alarcia. Se vislumbra una ligera cojera de su pierna izquierda, pero ahí está, con sus compañeros de equipo y con una sonrisa en la cara. Nos acercamos y hablamos con él.

Cuéntanos Álvaro, ¿qué ocurrió aquel miércoles?

Estaba con los amigos celebrando el inicio de las vacaciones de Semana Santa, y después de comer todos juntos fuimos al antiguo circuito de moto cross detrás del HUBU a saltar con la bici.

En el último salto que iba a hacer, fui al más dificil, y al saltar ya no recuerdo muy bien lo que sucedió por el golpe. Lo último que recuerdo es estar en el suelo sin respiración. Fue inevitable pasar por quirófano, ¿cómo fue la operación?Pasar por el quirófano fue inevitable ya que era una fractura con desplazamiento.

La operación en principio iba a ser colocar una placa tres tornillos, pero cuando abrieron se dieron cuenta de que el hueso estaba astillado y pequeños fragmentos de huesos estaban sueltos. Esto cambio todo el pronóstico y tuvieron que utilizar otro método.

Introducir un tornillo de 17cm por dentro del femur otro de 7cm que sube por el cuello del fémur y uno más pequeño que sujeta al grande. Esto provocó que la cicatriz fuera más grande cerrándola con 33 grapas

Actualmente, ¿cómo te encuentras? ¿Qué te dicen los médicos?

Aún tengo algunos pequeños dolores en varios gestos pero eso es lo normal y tengo un pequeño tope de flexión de cadera que hay que trabajarlo para que mejore.

Los médicos son siempre muy positivos, pero tiene que ser claros, nos explicaron que la operación tenía cierta complicación debido a la gravedad pero también nos comentaron que al ser joven se recuperaría más rápido y todo volvería a estar como antes, el pronóstico de recuperación es de un año.

Tantos días en el hospital, concretamente 18 días, seguro que recibiste numerosas visitas. ¿Hay alguna que recuerdas con especial cariño?

Fueron tantos días porque el día antes de operarme me entró fiebre y por precauciones me operaron de urgencias una semana después.

Radiografía del fémur de Álvaro

Sin duda vino mucha gente mis amigos de clase, de la calle, pero los que mas estuvieron fueron mis compañeros de equipo y los entrenadores que me hicieron varias visitas y me animaron.

La lesión te impidió jugar pero estuviste con tu equipo. ¿Cómo viviste aquella final a 4 en Valladolid?

Lo viví como uno más del equipo, animando pero sin poder jugar haciendo un esfuerzo yendo a Valladolid ya que había sido operado recientemente

¿Cómo ha sido tu verano?

Con mucha suerte mi fisio de rehabilitación me dejó irme de vacaciones, pero todos los días tenía que nadar y hacer bicicleta para no quedarme parado. Tuve vacaciones pero en ningún momento puede parar de rehabilitar la pierna

Cada vez está más cerca el momento de volver a jugar, ¿cómo esperas ese momento?

Espero que llegue cuanto antes, pero no quiero forzar. Como antes han dicho he empezado a entrenar pero aún noto muy floja la pierna.

Eres un ejemplo de superación, tras una lesión tan grave no has dejado nunca de luchar para seguir adelante. Si un compañero hoy mismo se lesionara, desde tu experiencia, ¿qué le dirías?

Lo más importante es tener paciencia, no comerte la cabeza, siempre mirar el lado bueno y nunca dejar de hacer ejercicios para mejorar.

¿Quieres aprovechar este momento para decir algo especial a alguien?

Gracias a mis padres que son los que siempre han estado en el hospital, en casa, en las vacaciones, en los entrenamientos y que sin ellos todo hubiera sido más difícil.

 

Seguiremos de cerca tu recuperación y esperamos con muchas ganas tu vuelta a las pistas Álvaro. Desde el club te enviamos toda la fuerza y las ganas para seguir con esa recuperación. Eres motivo de gran orgullo para todos los que formamos el Club Baloncesto Tizona.

El equipo de Álvaro con camisetas conmemorativas