NOTICIAS

El UBU Tizona no quiere complicarse más

• Los azulones se enfrentan esta jornada al último clasificado, en un partido clave para conseguir virtualmente la permanencia • José Luis Cubillo espera que sus jugadores recuperen su ADN competitivo y cierren su racha tres derrotas consecutivas
Ismael del Álamo
Vie, 07 Abril 2017

Partido tan importante como, a priori, asequible. El UBU Tizona se mide este sábado (20.30 horas), en el Pabellón Municipal Marta Domínguez, al Baloncesto Venta de Baños, colista de la liga EBA. La necesidad de victoria ante un equipo desahuciado debería de ser motivo suficiente para dar el favoritismo del partido a los burgaleses. Sin embargo, las dudas que están acechando a su juego, hacen que no sea tan evidente el signo final.

No cabe duda de que los de José Luis Cubillo se juegan más, porque quieren sellar cuanto antes la permanencia, antes de que lleguen las dos próximas, y últimas jornadas, ante rivales de mucha dificultad como Valle de Egües y Santurtzi.

La ocasión es muy buena, pero no hay que darla por superada, puesto que el Venta de Baños es el peor clasificado de la categoría, pero no es, ni mucho menos, el peor atacante de la liga. De hecho, si nos fijamos en la anotación por partido, los palentinos alcanzan los 71 puntos, cuando el UBU Tizona no pasa de los 66. Pero donde sí flaquea el Venta de Baños es en la defensa. 87 puntos de media encajados les sitúa como los peores defensores de la liga. El cuadro dirigido por José Luis Cubillo, sin embargo, no concede más de 76.

Además, Cubillo dispondrá de todos sus jugadores, una vez ha ido recuperando a los que han sufrido lesiones de larga duración. No obstante, reconoce que el cansancio físico tras 23 partidos de liga se empieza a notar.

En cuanto al rival, la clave estará en la presencia o no de su mejor hombre, Dani García, un jugador que anota 20,1 puntos por partido desde que llegó, en el mercado de invierno. García podría sufrir una rotura en dedo de la mano y, de confirmarse, el Venta de Baños perdería a su mejor arma, y casi la única que podría poner en problemas al cuadro burgalés.